Redacción

México.- El jugador de Rayados, Rogelio Funes Mori, fue asaltado junto a su familia por hombres armados que irrumpieron en su residencia, en el Club de Golf La Herradura, en el sur de Monterrey.

Alrededor de las 22:30 horas de ayer domingo, los cuerpos policiacos iniciaron las investigaciones en el sector privado, ubicado sobre la Carretera Nacional.

Una fuente allegada al caso dijo que el delantero albiazul denunció que cuatro hombres vestidos de negro y portando armas tipo revólver entraron a su casa.

Al jugador y a su familia los encañonaron, amenazaron y mantuvieron sometidos dentro de una habitación.

El informante explicó que los delincuentes se apoderaron de joyas y relojes.

La fuente aseguró que el jugador argentino y su familia no fueron agredidos físicamente por los ladrones y se encontraban sin lesiones.

Tras asegurarse que los ladrones se habían ido, Funes Mori reportó el hecho a la caseta de vigilancia del sector y después a los cuerpos policiacos.

No se había establecido el monto del botín que lograron obtener los asaltantes.

Los guardias de seguridad de la colonia privada eran interrogados para establecer cómo ingresaron los delincuentes.

Las cámaras del circuito cerrado del sector, agregó el informante, estaban siendo revisadas y determinar en qué vehículo escaparon los asaltantes.

Lo que se sabe

Las primeras pesquisas apuntan hacia cómo fue que los asaltantes entraron al Club de Golf La Herradura, ya que hay varias casetas donde existen por lo menos dos controles de ingreso.

La segunda versión señala que los malhechores se metieron por una barda que da a un lote baldío que colinda con la casa del futbolista.

Hace poco se había invertido cerca de tres millones de pesos en reforzar la seguridad de los accesos.

 

RC