Redacción

Italia.- A los 64 años, murió Paolo Rossi, leyenda de la selección de Italia y gran figura en el título que cosechó en el Mundial de España 1982, en el que además se consagró goleador, con seis conquistas. Ese mismo año, además, obtuvo el Balón de Oro.

La esposa de Rossi, Federica Cappelletti, confirmó la noticia en las redes sociales. Aún no se menciona la causa de la muerte del ex jugador, aunque  el astro, casado y con tres hijos transitaba una larga enfermedad, según informó la RAI, cadena en la que se desempeñaba como analista.

Durante su carrera como jugador, el delantero representó a la Juventus, Como, Vicenza, Perugia, Milán y Hellas Verona hasta su retiro en 1987.

El delantero, nacido en Santa Lucía, región de la Toscana, en 1956, brilló a nivel clubes en Vicenza, Perugia, Juventus, Milan y Hellas Verona. En la Vecchia Signora se bañó de gloria: allí ganó dos Scudettos, una Copa Italia, una Recopa de Europa, una Supercopa del Viejo Continente y una Champions League. También había participado del Mundial en Argentina de 1978, en el que se destacó en un conjunto que alcanzó las semifinales y terminó en la cuarta colocación. En territorio azteca, en el 86, no llegó a jugar ningún cotejo por lesión.

La mancha de su carrera fue el escándalo de apuestas deportivas en el que se vio involucrado en 1980: por ello fue sancionado con dos años sin poder jugar. Por aquel entonces el atacante se desempeñaba en el Perugia. Pese a ese importante parate que sufrió el ex futbolista, el técnico de la selección, Enzo Bearzot, no dudó en convocarlo para disputar el Mundial de España 1982, que parecía preparado para la explosión de Diego Maradona (que llegó en México 1986).

Con el seleccionado azzurro, el Bambino de Oro disputó 48 duelos oficiales y firmó 20 goles. En los clubes a los que defendió le puso el sello a 103 conquistas en 245 participaciones. Junto a Roberto Baggio y Christian Vieri ostenta el récord de goles de Italia en Mundiales, con 9 cada uno.

Compañeros y rivales lo despidieron en las redes sociales. Uno de ellos fue Ubaldo Matildo Fillol, quien lo enfrentó en los Mundiales de 1978 y 1982. “Se fue Paolo Rossi, otro grande del fútbol mundial. Nos enfrentamos varias veces y siempre fue un placer. Descansa en paz”, escribió en Twitter el ex arquero de la selección argentina.

Rossi murió apenas dos semanas después de Maradona, uno de los futbolistas que más admiraba de su generación, junto al brasileño Zico y al francés Michel Platini. Juntos habían observado, por caso, la final de la Champions League 2005 en Estambul, que Liverpool le ganó al Milan por penales, luego de igualar 3-3.

De la actualidad, señalaba que Messi y Cristiano Ronaldo eran los jugadores que más lo “emocionaban”. También el eterno Zlatan Ibrahimovic, al que analizaba en su rol de comentarista. Cumpliendo dicha función, también había estado presente en el Mundial de Rusia 2018. La pelota llora a una de las estrellas que mejor la supo tratar. Y que la condujo a la gloria.

RC